RESEÑA - WEREWOLF: THE APOCALYPSE - Sr Geek

RESEÑA – WEREWOLF: THE APOCALYPSE

En esta ocasión estamos frente a un juego AA que ha alcanzado el potencial que prometía, y aunque tiene unos puntos a favor que lo hacen entretenido, no termina de cerrar. Básicamente nos vamos a encontrar con una mezcla de acción y sigilo, que permiten desatar nuestra rabia como hombre lobo y pelear contra soldados, exoesqueletos, robots y mutantes. Nuestro protagonista se encargará de enfrentar a una mega corporación que está destruyendo el ecosistema de su tribu nativa.

La trama parece sencilla pero tiene un trasfondo muy interesante a medida que pasan los minutos, donde tendremos conversaciones con nuestros aliados y enemigos, donde se desarrollaran sus motivaciones, problemas espirituales y aparecerán las traiciones que tanto lo lastimarán. Mediante las conversaciones podremos elegir que decir y a que información le daremos prioridad, optando por distintas opciones de como progresar.

Cahal, el protagonista cuenta con varios estados y transformaciones: el modo humano que es con el que comenzaremos y con el que podemos desplazarnos en modo sigilo e ir acabando con enemigos, luego el modo lobo que nos permite ser más ágiles, menos visibles y así podés acceder a lugares estrechos, y por último la versión hombre lobo, que es para desatar la acción y comenzar a los golpes contra todos. Esta transformación es la más divertida del juego y vamos a preferir comenzar agresivamente en una zona antes que andar ocultándonos, ya que la variedad de ataques es buena, desgarrando, arrancando cabezas, arrastrando enemigos y provocando charcos de sangre, con un árbol de habilidades en el cual iremos mejorando y adicionando movimientos, además de potenciarlos para combinarlos con otros, logrando que estos momentos de acción son sean los que más nos gusten.  

Esto se complementa a su vez con el pobre desarrollo en el sigilo, demasiado básico, donde solo consiste en ocultarse detrás de cajas o muros e ir despacio por detrás de los enemigos y sorprenderlos silenciosamente, también esquivando cámaras de seguridad o utilizando una ballesta a distancia. A todo esto la IA enemiga es irregular, muchas veces pasaremos demasiado cerca y no nos verán y en otras lejos y nos detectarán, algo que daña la experiencia de juego para quienes eligen esta metodología. La ballesta a veces puede fallar a una distancia muy corta causando problemas y en otras podemos tener una puntería demasiado certera para la distancia a la que nos encontramos. A todo esto los movimientos robóticos de los soldados no tiene sentido, yendo de un punto A al B de manera estricta, solo observando hacia adelante, muy rutinario. Solo hay que ver sus movimientos unos segundos y enseguida sabremos por donde avanzar.

El apartado técnico tampoco brilla. Posee unos gráficos anticuados que tranquilamente podríamos encontrar en la generación pasada e incluso texturas de dos generaciones atrás. Los movimientos de los enemigos son muy estructurados, poco realistas y las animaciones faciales casi no existen, apenas un movimiento de labios, donde recordaremos a las conversaciones en juegos de PS2, si, a ese nivel. Es verdad que el mayor detalle se lo lleva nuestro protagonista pero  esto no alcanza. La banda sonora cumple, con una música rockera que acentúa los momentos de acción, sumando adrenalina.

Con unas 10hs de duración, estaremos frente a un juego disfrutable si no somos exigentes. Es una pena el desaprovechamiento, ya que la idea de transformarnos a voluntad en cualquier momento es buena y la acción resulta divertida.

SCORE:

A favor

EN CONTRA

¡ Comparte este artículo !
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Tumblr
Tumblr
Pin on Pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *