RESEÑA - ¿QUIÉN MATÓ A SARA? S1 Y S2 - Sr Geek

RESEÑA – ¿QUIÉN MATÓ A SARA? S1 Y S2

Título original: ¿Quién mató a Sara?
Año: 2021.
Duración: 40 minutos.
País: México.
Dirección: José Ignacio Valenzuela (Creador) y David Ruiz.
Música: David Murillo R.
Fotografía: Diego Gajardo y Rodrigo Marina.
Reparto: Manolo Cardona, Ana Lucía Domínguez, Claudia Ramírez, Daniel Giménez Cacho, Luis Roberto Guzmán, Eugenio Siller, Litzy, Carolina Miranda, Alejandro Nones, Andrés Baida, Polo Morin, Ginés García Millán, Fátima Molina, Ela Velden, Ximena Lamadrid, Mar Carrera, Juan Carlos Remolina, Marco Treviño, Héctor Jiménez, Antonio de la Vega, Claudette Maillé y Úrsula Pruneda.
Productora: Perro Azul.
Distribuidora: Netflix.
Género: Thriller – Policial – Telenovela.

No es ninguna novedad decir que esta serie mexicana hizo ruido desde su llegada a Netflix el pasado 24 de marzo, ya que apenas dos días más tarde la plataforma de streaming confirmó una inminente segunda temporada, la cual no se hizo rogar y fue lanzada el 19 de mayo, poco más de mes y medio más tarde. ¿Habrá valido la pena tanto revuelo por esta serie?

Alex Guzmán es un hombre el cual pasó sus últimos 18 años de vida en prisión por un crimen que no cometió: el asesinato de su hermana Sara. Él pasó todo este tiempo en la cárcel preparándose para el momento en que logre obtener su libertad, y así descubrir quien estuvo tras la muerte de Sara y consumar su venganza.

Primero que nada, hay que dejar en claro que, si bien busco dar una opinión global de lo que es la serie, es necesario desdoblar un poco ambas temporadas porque, aunque comparten mucho su esencia, prácticamente podría decirse que ambas son dos series distintas, al menos desde el tono. A ver, es cierto que hay infinidades de show televisivos o sagas de películas en las cuales de una entrega a otra se toma un rumbo distinto, pero en este caso siento que fue demasiado abrupto y rompe con mucho de lo propuesto en un primer momento.

La tarea que tenía esta serie era, a grandes rasgos, poder contarnos una trama que ya vimos en montones de películas, seris, libros, comics, etc., pero de una forma diferente. El hecho de que tome como disparador algo que ya vimos no es algo necesariamente malo, de hecho, es algo que se viene haciendo hace muchísimo tiempo, por lo que refrescar es primordial. Acá justamente pasa todo lo contrario, ya que todo es una sucesión de conveniencias, lugares comunes y clichés.

Por el lado de los personajes, creo que para bien o para mal están a tono con la serie, en el sentido de que tienen poco desarrollo y en su mayoría, las cosas que podrían profundizarlos, solo están ahí para agilizar. Incluso las actuaciones están bastante flojas, pero a mi parecer se debe a la escritura y la dirección, ya que muchos diálogos son poco naturales e incomodan. Se tiene realmente poco con lo que trabajar. Una excepción podría ser el personaje de Ginés García Millán, el cual logra apenas sobresalir por sobre los demás, siendo el papel mejor escrito de todos.

La serie entrecruza ciertos elementos policiacos, con las respectivas estructuras criminales y de corrupción, con un drama familiar, por lo que vemos a Alex va desenredar el misterio casi por efecto dominó, como también va derrumbar al imperio de la familia Lascano. Creo que ninguno de esos dos aspectos está bien trabajado, ya que los giros de la investigación del protagonista cuando no son previsibles, están sobrexplicados y coquetean demasiado con la inverosimilitud, incluso por momentos la sobrepasan. Algo similar pasa con las escenas dramáticas que rozan el melodrama de forma involuntariamente.

Y si, muchas ficciones tienen elementos inverosímiles, es parte del pacto ficcional entre los autores y la audiencia, pero estos no tienen que sobrepasar el límite que la misma serie impone. Es esto lo que explica por qué ciertas cosas en determinada serie o película son creíbles y en otras no. Incluso, sin entrar en spoilers, algunos personajes toman decisiones injustificadas. Ni siquiera por cuestiones culturales. Esas cosas no pasan en ningún país de Latinoamérica. De todas formas, creo que, mediante estos momentos melodramáticos y plot twists (super efectistas), logra mal que bien sembrarte la duda de quien fue el autor del crimen y te invita a terminarla.

Donde creo que ¿Quién mató a Sara? termina por derrapar es en la segunda temporada, ya que toma todos los elementos que dije anteriormente y redoblan la apuesta. Cambian totalmente el sentido de la serie, más giros aún más rebuscados, hipervinculación de personajes, más melodrama ya definitivamente inverosímil y subtramas cuyo propósito es tener más tela para cortar en una eventual temporada tres.

Por otro lado, hay que reconocer que la fotografía está bastante bien, le da cierto interés visual. Caso similar es la musicalización que juega un rol clave en la creación de atmosfera y ambiente, de lo más rescatable.

En conclusión, ¿Quién mató a Sara? es una serie que tiene problemas narrativos bastante profundos y que en general hace agua, aunque hay que reconocer que se las arregla para que uno termine de verla por las buenas o por las malas.

SCORE:

A favor

EN CONTRA

¡ Comparte este artículo !
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Tumblr
Tumblr
Pin on Pinterest
Pinterest
Maxi
Maxi
Reseño muy duro, como un esclavo, ya se me olvidó, bueno pagueme dinero. Parido en Gotham, educado en Howarts, alumno del doc Brown e Indiana. Fin del comunicado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *