RESEÑA - PARASYTE - Sr Geek

RESEÑA – PARASYTE

Título original: Kiseijū (寄生獣).
Año: 1988 – 1995.
Duración: 10 volúmenes.
País: Japón.
Guion y dibujo: Hitoshi Iwaaki.
Editorial: Kodansha.

Demografía: Seinen.
Género:
Horror – Thriller psicológico – Ciencia ficción.

Allá por el año 2007 encontré un manga ochentoso que en el momento estaba bastante olvidado. Hoy en día cualquier otaku que se precie seguramente lo conoce gracias a su adaptación a animé o sus películas live action. Estoy hablando de mi primer lectura de Parasyte de Hitoshi Iwaaki, un mangaka de quien no tengo mucho conocimiento pero hasta done puedo recordar se destaca mucho por hacer mangas históricos.

La historia empieza con una extraña lluvia que cae sobre Japón. En dicha lluvia, la cual pasa desapercibida para los japoneses, caen flotando a la tierra unos copos de donde salen unas pequeñas serpientes alienígenas que, desde el momento en que emergen de sus cascarones, tienen la misión biológica de encontrar un huésped, ¿Cómo? Invadiendo el cerebro de un humano. Cuando el parasito toma posesión de un cerebro, dicho humano es despojado de su personalidad y voluntad motriz convirtiéndose en un vehículo para que el parasito, ya en total control del cuerpo humano, cumpla su nueva misión biológica: alimentarse ¿De qué? De humanos.

Así es como encontramos a nuestro protagonista Shinichi Izumi, un adolecente común y corriente que la noche de la misteriosa lluvia, se encontraba escuchando música con los auriculares puestos lo cual hizo que la tarea del parásito se complicara ya que para llegar al cerebro debía introducirse por los oídos. Una cosa lleva a la otra y el parasito solo logra convertir en huésped al brazo derecho de Shinichi alimentándose directamente de su torrente sanguíneo. Al depender de la salud de Shinishi el parasito que se hace llamar a sí mismo “Migi” decide convertirse en su compañero y protector ya que los demás parásitos controlando cuerpos humanos ven a Shinichi como una amenaza por no tener su cerebro controlado. Así comienza un viaje de transformación para Shinichi en el que no solo deberá luchar contra otros parásitos para salvar su vida y la de los que ama sino que también deberá crecer con la horrible sensación de estar perdiendo lo más valioso: su humanidad.

Este manga seinen vió la luz el 22 de Noviembre de 1988 en la revista Afternoon de la editorial Kodansha bajo el título “Kiseiju” cuya traducción literal es “Bestias Parasitarias” o “Parasyte” para los amigos. Su último número salió el 23 de Diciembre de 1995 completando 64 capítulos compilados en 10 volúmenes.

“Desde la perspectiva de un cerdo, los seres humanos son monstruos que se alimentan de ellos”

Hablemos un poco del arte de Parasyte que desde su tapa hasta la última página del ultimo capitulo derrocha ideas excelentes para el diseño de los parásitos utilizando el factor de que estos seres pueden cambiar de forma a voluntad. Es un desafío plasmar esta idea al papel pero Iwaaki logra hacerlo de una manera excelente. Iwaaki no escatima en la violencia a la hora de plasmarla en su arte. No necesariamente es una obra que tenga exceso de gore pero si hay que dibujar tripas, sangre, muerte, monstruos, etc. Iwwaki es ideal. Más allá de su talento para los monstruos y la sangre su estilo es atractivo y su narrativa limpia. El arte de Parasyte es uno de sus mejores aspectos sin ser algo de otro planeta pero ciertamente lo justo y necesario para contar la historia.

La trama puede ser un poco plana al principio: Extraterrestres invaden la tierra y un elegido debe pelear contra ellos para salvarla. Pero las cosas toman un giro cuando el precio por el poder otorgado al protagonista es justamente lo mismo que está protegiendo, la humanidad. Su humanidad para ser más exactos. Si bien la presencia de Migi en su mano derecha le ha otorgado muchos beneficios para luchar contra los monstruos también lo ha hecho cambiar con respecto a lo que siente, a cómo piensa, cómo ve el mundo y cuál es el lugar de los humanos y los parásitos en él.

Parasyte no escatima en personajes memorables, no solo hablando de los protagonistas sino también de los antagonistas quienes son quizás los más amenazantes y peligrosos en los que se pueda pensar. Es entretenido ver que nuevos obstáculos aparecen en el camino de Shinichi y cómo se las arregla para superarlos sin que su secreto salga a la luz.

Para cerrar me queda solo decir que lo único negativo que tiene esta serie son algunos capítulos aburridos pero ninguno innecesario. El manga genera ganas de leerlo desde su primer página hasta la última y el final no solo es el correcto sino que además está orquestado de una manera brillante que supera con creces a cualquier climax de cine de hoy en día. Realmente un placer haber leído este manga y aseguro mucho entretenimiento a quien lo lea.

SCORE:

A favor

EN CONTRA

¡ Comparte este artículo !
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Tumblr
Tumblr
Pin on Pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *