RESEÑA - THE TEXTORCIST: THE STORY OF RAY BIBBIA - Sr Geek

RESEÑA – THE TEXTORCIST: THE STORY OF RAY BIBBIA

Allá por el 2013 me topé con The Typing of the Dead: Overkill, un juego que parodiaba la famosísima saga de House of the Dead, pero con el interesante giro de que nuestra supervivencia dependía de que tan bien apuntáramos, sino de la velocidad con la que tipiáramos las palabras que se nos mostraban en pantalla. Aunque fuera extraño, me pareció muy divertida la idea de combinar un género educativo con uno de acción/terror. Además, la historia en sí era bastante disparatada como si se tratara de una película dirigida por Robert Rodríguez. The Typing of the Dead en realidad surge en el año 2000, por lo que la idea ya se había plasmado desde antes y eso trajo a que se pudieran llevar a cabo otros juegos del estilo que ya no perseguían fines educativos sino más paródicos o con una estructura más tradicional. De ahí salen juegos como Epistory: Typing Chronicles (2016), David Lynch Teaches Typing (2018), Nanotale (2019) y el que nos compete hoy: The Textorcist (2019).

El juego nos pone en los zapatos de Ray Bibbia, un ex cura malhumorado que sigue trabajando en Roma como exorcista privado. Luego de terminar un trabajo, nuestro protagonista se da cuenta que la iglesia todavía ejerce la esclavitud de manera clandestina, pero eso ni siquiera es lo más diabólico de lo que están metidos. De esta manera, deberá investigar hasta llegar al fondo del asunto mientras pelea con diversos demonios y desentierra su pasado.

The Textorcist es el primer juego desarrollado por Morbidware y fue publicado por Headup Games, compañía que tiene buena reputación tras trabajar con títulos como Super Meat Boy (2010), Terraria (2011), Limbo (2010), The Binding of Isaac (2011), Dead Cells (2017), entre muchos otros. Morbidware tomó una gran decisión al querer aprovechar el género de “typing” con una historia donde debemos recitar los rezos que nos ayudarán a exorcizar distintas bestias. Ayudan a meterse más en el contexto y el hecho de que gran parte este en latín, lo vuelve mucho más desafiante.

Sin embargo, el desafío no solo se ve en la mecánica del “tipeo” como ataque, sino también porque se mete al jugador en un “bullet hell”, un sub género del Shoot ‘em up que requiere un gran nivel de reflejos y paciencia. Es decir, si ya cuesta escribir con rapidez sin tener que ver el teclado, imagínense encima hacerlo mientras esquivas miles de proyectiles que cambian de patrón según el enemigo y también tienen efectos como dar vuelta las palabras o quemar de a poco las letras que lograste meter bien. Una experiencia que realmente pone a prueba tu fe.

Un dato que me gustaría compartir ahora que estoy abarcando este tema de la dificultad, es que The Textorcist puede servir como un juego cooperativo. Como un día estaba estancado por un nivel cercano al nivel del juego, decidí hacer un experimento y llamé a mi hermana para que ella se encargue de escribir los rezos mientras yo esquivaba las infinitas balas. El resultado fue mucho más divertido que jugarlo en solitario ya que, aunque pudiera parecer que estábamos haciendo trampa, el juego nos seguía exigiendo lo mejor de cada uno. Sí, fue más sencillo, pero tampoco un paseo por el parque. No digo que deje de ser interesante jugarlo solo, es una buena forma de exigirse y superar los records que aparecen al final de cada nivel, pero creo que compartir la experiencia lo vuelve mucho mejor y pondrá a prueba su trabajo en equipo.

Por otro lado, tenemos la historia. ¿Recuerdan cuando dije que The Typing of the Dead: Overkill era como una película de Robert Rodríguez? Bueno, The Textorcist no es excepción y cumple con traer una historia digna del género grindhouse. Es bizarra, ridícula y algo sangrienta, pero tomada con una seriedad al estilo noir o película de acción de los 80 que la vuelve mucho mejor. Además, también pega muy bien con la decisión de simular un arcade, un género donde no hay límites sobre lo que te espera en cada nivel.

Si tuviera que marcar lo malo de este juego es que es un poco corto y no tiene algo que te obligue a seguir jugando. Tiene mucho valor de rejugabilidad siempre y cuando busques perfeccionar tus partidas, pero después no hay mucho más que hacer.

De todas maneras, The Textorcist se encuentra exclusivamente para PC y es una experiencia muy entretenida que rompe con lo usual. Tal vez no en su historia que se volvió más común en los juegos indies, pero sí en las mecánicas que emplea.

SCORE:

A favor

EN CONTRA

¡ Comparte este artículo !
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Tumblr
Tumblr
Pin on Pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *