RESEÑA - RUN, HIDE, FIGHT - Sr Geek

RESEÑA – RUN, HIDE, FIGHT

Título original: Run Hide Fight

Año: 2020

Duración: 109 min.

País: Estados Unidos 

Dirección: Kyle Rankin

Guion: Kyle Rankin

Música: Mondo Boys

Fotografía: Darin Moran

Reparto:
Thomas Jane, Radha Mitchell, Isabel May, Eli Brown, Olly Sholotan, Treat Williams, Barbara Crampton, Cyrus Arnold, Britton Sear, Catherine Davis, Brandon Germaine, Joel Michaely, Shelynn Mayes

Género: Thriller-Acción-Drama 

“Run, Hide, Fight”, es la nueva película del director y guionista Kyle Rankin. En esta ocasión nos encontramos un thriller cargado de acción, tensión y una buena cuota de dramatismo.

Este film rememora el mejor estilo de “Duro de matar” y le da una vuelta de rosca al vincularlo con una temática conocida como son los tiroteos en los colegios estadounidenses.

Sinopsis: Zoe Hull, de 17 años, no está manejando bien el fallecimiento reciente de su madre, ya que a veces habla con ella como si estuviera presente. A su vez, está resentida con su padre por su  evidente falta de emociones.

Por otro lado, su mejor amigo, Lewis, quiere que su relación se convierta en algo más. Pero Zoe lo único que quiere es acabar este año de instituto e ir a la universidad para tener un nuevo comienzo. En lugar de eso, su instituto es atacado por cuatro estudiantes armados que quieren hacer una matanza.

De esta forma, seguiremos los pasos de Zoe (Isabel May), una adolescente atormentada por la pérdida de su madre y criada por su padre militar. Ella deberá utilizar su ingenio para sobrevivir e intentar salvar a sus compañeros.

Con esta simple fórmula la película regala algunos momentos verdaderamente impresionantes. Por su parte, el guion y la dirección son bastante inteligentes y juguetean con el género para evitar caer en lugares comunes. No tenemos grandes escenas de romance, ni mucho menos.

Por otro lado, otro punto a favor es que, más allá de la temática que trata, el film logra escapar a la banalización de la violencia. Asimismo, esquiva toda espectacularización innecesaria de la muerte que muestra. Tarea nada fácil.

Tristan Voy: Podría hacer que las personas en esta sala se hicieran las cosas más viles entre sí para mantenerse con vida y lo harían. ¿Verdad? Eso no me interesa. Mira, la humanidad es una broma y tú, amigo mío, estás Tú eres la oveja y yo soy el pastor y te voy a llevar por el puto acantilado porque lo has estado rogando.

Sheriff Tarsy: Tristan, nadie en esa habitación pidió esto.

Tristan Voy: ¡Oh, vamos! ¡Eso es una puta mierda! ¿De acuerdo? Todos los que miran son culpables. Todos publican, twittean y comparten. Todos aprovechan la oportunidad de ser juez y jurado, pero en ese sistema, sheriff, creaste un oferta de trabajo. Un verdugo. Tú me creaste.

El inicio de la historia es contundente y nos posiciona rápidamente en la trama.

Quizás su primera escena, la misma que “imita” al final, sea de lo más flojo y trazo grueso de todo el film. Aun así, deja en claro las intenciones y el rumbo que tomará la historia. 

Luego, pasamos a la acción. Como dijimos,  el guion y la dirección están muy bien. Los planos cuidados y el ritmo del argumento atrapan al espectador. Asimismo, los momentos con la madre de Zoe colaboran a reforzar el dramatismo y bridan otra capa de profundidad a la protagonista. 

Aun así, luego de una primera mitad cargada de mucha tensión, los personajes y el argumento comienzan a perder su fuerza. Esto se debe principalmente a que su brillante antagonista, especie de Hans Gruber centennial, se desinfla y la peligrosidad se desvanece con él.

Eli Brown está muy bien en su rol del villano Tristan Voy. Al igual que todo el guion, este joven es un homenaje/parodia a las grandes películas de acción. 

Por esta razón, sus ideales e intenciones, muy potentes al inicio, luego se vuelven insulsas y sin sentido. Todo ese mensaje cuasi-religioso, sobre las redes sociales y la sociedad, terminan siendo el simple capricho de un niño.

Aun así, el film es autoconsciente y siempre roza la burla de todas las razones absurdas que generalmente se utilizan como disparador de estas historias. 

A medida que los enemigos van cayendo y la película va perdiendo su cuota de veracidad, el argumento comienza a volverse algo chato. 

El desenlace, al igual que el inicio, es de trazo grueso e innecesario, quizás. El mismo le valió a la película muchas críticas por su “ideología”. Pero eso es para otra charla… 

“Run, hide, fight” es una correcta película de thriller y acción. Más allá de algunos lugares comunes y diálogos acartonados, la historia entrega todo lo que promete desde un inicio. Su autoconsciencia le permite parodiar ciertos arquetipos y evitar la repetición odiosa.

Quizás su desenlace se opaca algo, pero aun merece una oportunidad.

SCORE:

A favor

EN CONTRA

¡ Comparte este artículo !
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Tumblr
Tumblr
Pin on Pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *