RESEÑA - PHOENOTOPIA: AWAKENING - Sr Geek

RESEÑA – PHOENOTOPIA: AWAKENING

Les voy a ser sincero, nunca fui un gran fan de la saga de Legend of Zelda. Me resulta muy difícil poder meterme en un título con tantas entregas y una cronología tan compleja. Intenté jugar Ocarina of Time y al rato me di cuenta que no era lo mío. No parecía haber envejecido muy bien y ciertos aspectos eran muy molestos como para seguir jugando. No intento sacarle el mérito a esta entrega tan conocida y querida por el mundo, simplemente afirmo que no era mi estilo. Sin embargo, el juego que logró que pueda ver a esta saga con más aprecio fue The Minish Cap, el cual salió en 2004 para GameBoy Advance. Este continuaba sobre algunos hechos ocurridos en A Link to The Past, pero lograba mantener una historia sencilla y directa que dejaba en claro los objetivos del protagonista. Además, tenía una jugabilidad magnífica que abarcaba varias mecánicas y habilidades que te permitían explorar el amplio mundo que se te ponía en frente. Aunque lo jugué muchos años después de su lanzamiento, este título todavía sabía mantenerse fresco y entretenido y estoy seguro que, si lo jugara ahora, no habría envejecido nada. Cuando se me puso en frente a Phoenotopia: awakening (2020), la sensación que me generó fue la misma que The Minish Cap. Tal vez no tan perfecto, pero sí muy entretenido.

Este es el primer juego de la desarrolladora Cape Cosmic que, al principio, salió exclusivamente para la Nintendo Switch, pero ahora también se puede conseguir por Steam. En este caso, controlaremos a Gail, una joven huérfana que es tan silenciosa como el protagonista de la saga en la que se basa (sí, hablo de Link). Ella vivía felizmente en su tranquilo pueblo hasta que una nave espacial aparece y secuestra a toda su familia. De esta manera, esta valiente y habilidosa joven deberá recorrer el mundo para cumplir una misión con proporciones más épicas de las que ella se imagina.

Aunque la historia no aporta una primera impresión muy prometedora, Phoenotopia en realidad oculta mucho más y vale la pena dedicarle su tiempo para encontrar todos los elementos que lo hacen brillar.

En primer lugar, tenemos el mundo en el que se sitúa. Este es enorme y tiene mucho para ofrecer. Se podrá decir que los creadores querían dar un vistazo a esta idea cuando, al principio del juego, tenes que reunir a los niños para la cena y te terminas metiendo en unas ruinas con un diseño bastante extenso y que, más allá de servir como un nivel introductorio, no te da la posibilidad de explorarlo al 100%. Todo el mundo es así. La entrada de cada área está a tu disposición, pero para sacarle jugo tenes que meterte en muchos otros lugares, cumplir misiones secundarias o avanzar mucho más en la historia. Además, no todo lo que podes hacer está a simple vista. Vas a tener que hablar muchas veces con los NPC que te encuentres (esto es mucho muy importante porque, si insistís, algunos hasta te revelan secretos para superar ciertas áreas), revisar los límites de cada área y repetir desafíos hasta perfeccionarlos para lograr una experiencia más acomodada.

Con esto último me refiero a que el juego nunca te va a agarrar de la mano. Si estabas acostumbrado a que en las primeras horas de juego te expliquen todas las mecánicas y te dejen a mano las zonas que ayudan a mejorar a tu personaje, pues te aclaro que acá tu experiencia va a ser otra. Gail tiene que salir de las comodidades de su hogar para enfrentarse a la realidad y esta es compleja y peligrosa. Conseguir armas y armadura no es algo que puedas hacer en todo pueblo y, aunque encuentres un lugar, vas a tener que trabajar muy duro para conseguir el dinero suficiente. Hasta vender objetos es complicado porque no todo vendedor cumple esa función y vas a tener que pensar en cómo manejar tu tan limitado inventario que se puede mejorar por un objeto a la vez.

Por otro lado, enfrentarse a enemigos tampoco es un paseo. Obviando el hecho de que tu salud y stamina empiezan muy por abajo, mejorarlas hasta el punto en que realmente hagan una diferencia en combate va a costar muchas horas de exploración y esfuerzo. Además, los enemigos, no importa cuales sean, siempre van a significar un desafío, ya sea un sapo, un pez o un bárbaro con un hacha.  Phoenotopia no tiene piedad y está garantizado que vas a tener que pasar por una estrategia de prueba y error para poder superar la mayoría de los niveles. ¿Es frustrante? Sí, pero no se imaginan lo placentero que es vencer a un jefe que te tomo horas o encontrar la solución de un puzzle cuya recompensa valió totalmente l apena.

Para pasar por este extenso mundo, el juego ofrece una gran variedad de mecánicas y habilidades que te ayudarán en todas tus necesidades, ya sea combate, exploración, cacería, etc. Estas se te van revelando muy de a poco y otras las aprendes por tu cuenta, pero todas son abarcadas de una manera distinta y poseen mecánicas que logran que su manejo se vuelva otro desafío. Simplemente, el juego nunca deja de ponerte a prueba. Tanto las bombas como la flauta son claras pruebas de la influencia que The Legend of Zelda tuvo en este juego.

Otros aspectos muy bien logrados que posee Phoenotopia son sus gráficos, los cuales cuentan con un pixel art muy bien pulido y una banda sonora que agradeces que te acompañe en tantos buenos momentos. Aun así, si debiera marcar algo malo, esta sería la historia. Sinceramente, más allá de que se nota la línea que traza, no tiene nada que me haya parecido destacable. Ya muy temprano dentro del juego, llegué al punto en que me daba lo mismo. Solo quería explorar todo lo que podía y hacer la mía, aunque inconscientemente estuviera siguiendo la ruta que el juego trazó. La historia no ve como algo que te mueve, sino algo que agrega dialogo. ¿Todo lo que concierne a la historia es esencialmente flojo? No. Tiene personajes secundarios muy carismáticos y un humor simpático, pero no terminó siendo una trama que me termine de enganchar más allá de sus giros.

En resumen, Phoenotopia: awakening es una experiencia, dentro de todo, enriquecedora. Tal vez no te quedes por la historia, pero sí por todo lo demás que termina dando una experiencia tanto fresca como nostálgica. Leí que su duración media sin completarlo al 100% es de 25 horas, pero creo que eso es quedarse unas 10 horas corto. Denle una oportunidad, seguro que va a enganchar a más de uno.

SCORE:

A favor

EN CONTRA

¡ Comparte este artículo !
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Tumblr
Tumblr
Pin on Pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *