RESEÑA – MY HERO ACADEMIA (TEMPORADA 4) – Sr Geek

RESEÑA – MY HERO ACADEMIA (TEMPORADA 4)

Creo que en este punto ya no es necesario explicar sobre que trata My Hero Academia y el impacto que está generando en el mundo como uno de los shonen más conocidos de los últimos 5 años. Con 26 volúmenes, una adaptación al anime con dos películas y hasta un musical de teatro en su haber, el mundo creado por Kohei Horikoshi está en camino de ser uno de los nuevos “Tres grandes” de la Shonen Jump y tener un reconocimiento masivo. Sin embargo, hoy no estoy acá para hablar de la obra entera de Horikoshi, si no de su adaptación al anime que acaba de terminar su cuarta temporada. Resumiendo rápidamente, en la temporada anterior pasamos por uno de los momentos más dramáticos de la serie ya que, luego de que la liga de villanos atacara a los estudiantes de la U.A. y secuestrara a Bakugo, All Might se vio obligado a combatir contra All for One, su viejo enemigo y asesino de su maestra. Aunque el símbolo de la paz terminó victorioso, sus poderes terminaron de desvanecerse y el mundo perdió a su héroe numero 1. Tanto Deku como Bakugo estaban decididos a llenar el agujero que dejó All Might en la sociedad, por lo que el siguiente arco consistió en el examen para conseguir las licencias provisionales de héroes. A pesar de que muchos aprobaron, nada los preparó para el gran cambio por el que pasará el mundo.

En cuanto a esta cuarta temporada, empezamos con Deku uniéndose a la agencia de Sir Nighteye (antiguo compañero de All Might), en la cual también trabaja Lemillion (uno de los “tres grandes” de la U.A.) ¿Cuál es su primera gran misión? Rescatar a una niña llamada Eri de las garras de Overhaul, el líder Yakuza del Shie Hassaikai.

Primero voy a aclarar que esta temporada está compuesta por dos arcos (al igual que sus dos predecesoras así que no te sorprendas tanto pensando que es spoiler) y pienso hacer mi reseña en base a eso ya que cada uno representa, generalmente, aquello que encuentro a favor y en contra.

Comenzando por el arco de Overhaul, este es el mejor logrado ya que es el que posee un mayor peso narrativo y que influye más en la historia de la serie. No solo presenta un buen villano que tiene una ideología solida tras sus acciones y que muestra otra cara de la sociedad de “dones”, si no que también se toma el tiempo de desarrollar otros personajes como Kirishima y Mirio, entre otros. Sin embargo, para llegar a todo eso, tenes que esperar bastante. Uno de los grandes problemas que sufre este arco es que tarda mucho en arrancar y en ponerse interesante. Sus primeros capítulos optan en construir muy de a poco un contexto de emergencia y gravedad sobre el asunto con el que nuestros héroes tienen que lidiar pero, más allá de que esto no tenga nada de malo, tampoco te ofrecen información o momentos que te dejen con ganas de más. Es un comienzo lento y casi aburrido que te deja ansioso por algo de acción. Por suerte, cuando la acción llega, no frena y nos da momentos bastante entretenidos con sus típicos toques dramáticos. Aun así, acá llega otro problema que le vi a esta temporada y es su estricta forma de adaptar ciertas peleas. Yo pienso que una adaptación debe ser fiel a la fuente original, siempre que se pueda, porque es por alguna razón que la gente está decidida a verla. Por otro lado, hay que marcar la obviedad de que, lo que funciona en el papel, no siempre va a funcionar en lo audiovisual y se nota que eso no se tuvo mucho en cuenta. Se tomaron muy pocas libertades durante gran parte de las peleas y, en cambio, recibimos escenas muy estáticas que, más allá de que se vean bonitas por recrear algún que otro panel del manga, aburren en el anime y les quitan la emoción que quieren transmitir. Hay excepciones y se notan con creces, especialmente por ser escenas explosivas y culmines dentro de la historia, pero es difícil considerar que superan la calidad que venían llevando sus otras temporadas.

¿Queres más de MHA? Acá tenes reseña de My Hero One’s Justice 2

Esto me lleva al segundo arco de esta temporada, el del festival escolar. Aunque por momentos es gracioso y trae un poco de calma a la tensa situación que se estaba viviendo, es también lo más flojo y (para mí, alguien que lee el manga) decepcionante. Se los podría catalogar como “episodios de relleno que terminaron siendo canónicos”. Primero porque no ofrecen mucho que se pueda considerar relevante para la trama. Segundo porque ofrece villanos que, a pesar de tener una linda y triste historia, son olvidables y su tiempo en pantalla es tan poco que no alcanza lo suficiente como para engancharse con ellos. También tratan de crear una conexión tan forzada con Deku que es casi ridícula. Y tercero porque ofrece un número musical dentro de un festival. Sí, los protagonistas van a un colegio y es obvio que tarde o temprano iba a pasar pero, con todo lo que está pasando, es difícil pensar que un festival escolar sea algo relevante aunque le quieran dar varias explicaciones. Tal vez les sorprenda pero le tenía un poco de expectativa al número musical. Me intrigaba la forma en la que iban a mostrar los bailes, el uso de efectos especiales y como estos fluirían con los movimientos de los músicos y la canción que interpretarían. Por desgracia, no fue lo que esperaba y terminó dando más vergüenza ajena que otra cosa. Además de mostrar una coreografía dura e incómoda con planos que no la favorecían, también se usó una canción que no me convenció mucho. Tal vez a otros les gustó, que se yo.

¿Queres más de MHA? Acá tenes reseña de My Hero Academia: Two Heroes

Por último, voy a remarcar los últimos dos capítulos que los veo como un epilogo y un puente para anticipar lo que se viene. No voy a decir mucho de lo que se trata pero creo que es adecuado aclarar que suben un poco el nivel de lo que se venía mostrando en esta temporada por presentar una pelea increíble protagonizada por Endeavor, que también sirve como el inicio de su camino a la redención. Aclaro que, con esa pelea, justifico mi opinión de cómo se deben tomar ciertas libertades al momento de adaptar una pelea y me alegra que haya sido con esta. Se nota que pusieron una parte del presupuesto solo en ese capítulo y admito que fue un gran cierre. La fluidez de los movimientos y la sensación explosiva de los ataques es algo que My Hero Academia viene dominando bastante bien cuando quiere.

En conclusión, la cuarta temporada de My Hero Academia se la podría considerar intermedia dentro de todo lo que se vino contando. No cuenta con los mejores arcos ni tampoco con la mejor adaptación de estos pero se las arregla para darle epicidad a los momentos que se sienten relevantes y en darles importancia a personajes que se los tenía como secundarios. Obviamente, la quinta temporada ya está confirmada asi que solo queda esperar para ver más de Deku y sus compañeros.

SCORE:

A favor

  • El arco de Overhaul.
  • Tiene su tanda de momentos épicos con buena animación.
  • El desarrollo de algunos personajes.

EN CONTRA

  • Tarda en arrancar.
  • El arco del festival escolar.
¡ Comparte este artículo !
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Tumblr
Tumblr
Pin on Pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *