RESEÑA – KAGUYA-SAMA: LOVE IS WAR (TEMPORADA 1) – Sr Geek

RESEÑA – KAGUYA-SAMA: LOVE IS WAR (TEMPORADA 1)

Las comedias románticas adolescentes suelen ser un placer culpable para varios. Pueden ser súper cliché, cursis y ridículas hasta el punto de dar vergüenza ajena. Sin embargo, cuando salen más o menos bien (o por lo menos mirables), cumplen su cometido en cuanto a generar una sensación cálida de lo que nosotros considerábamos amor durante nuestros años de secundaria. Darte cuenta que un chico o chica te gusta, tratar de averiguar si el sentimiento es mutuo, sentirse incomodo/a cuando están cerca; esos momentos siempre están ahí, pero la cereza del pastel es la confesión de amor. Ya no te importa nada, te cansas de esperar y te tirás a la pileta, tenga esta agua o no. La confesión es decisiva y animarse a hacerla es todo un proceso pero ¿Qué pasaría si el verdadero desafío ya no es animarse a revelar tus sentimientos sino hacer que el otro lo haga? En esto se basó la adaptación del manga de Aka Akasaka: Kaguya-Sama: Love is War

En una de las escuelas preparatorias más prestigiosas de Japón, dos estudiantes parecen ser la pareja perfecta. Kaguya Shinomiya, heredera de una fortuna billonaria y vice presidenta del consejo estudiantil, está enamorada de Miyuki Shirogane, el más inteligente de la escuela y presidente del consejo. Aunque ambos sienten lo mismo, ninguno está dispuesto a confesarse porque eso significaría admitir una posición débil en la relación (sí, en serio. Rarísimo pero también gracioso). Por lo tanto, seremos testigos de una guerra de mentes que, no solo decidirá al sumiso/a de la relación, sino que aumentará el amor que hay entre ellos.

Generalmente, cuando me encuentro con animes totalmente dirigidos a la comedia, me cuesta encariñarme. Es decir, me puedo reír con los personajes de Haikyuu!! porque ahí ya hay un desarrollo y cariño en los personajes que incentivan los chistes, pero nunca con una serie que siempre cae en los mismos chistes pervertidos o, al ser episódica, repite situaciones que pudieron haber funcionado a la primera. En el anime, el humor suele estar anclado al ecchi o hasta el hentai, como si Alberto Olmedo fuera participe de varios proyectos. Kaguya-sama no es la excepción pero agradezco que son muy pocos los casos donde se puede ver esa perversión innecesaria.

El humor de la serie me pareció efectivo desde el principio ya que, partiendo desde la ridícula explicación de la premisa hasta las exageradas estrategias y reacciones de los personajes, se crea un ambiente simpático que busca descontracturar tu cerebro y hacerte disfrutar la innecesaria odisea de Kaguya y Miyuki. Podes ver a este anime como una versión contraria de Cómo perder a un hombre en 10 días (2003) o como una unión de tu historia romántica favorita y Death Note (2006). Presenciar esa extraña unión entre un thriller psicológico y una comedia romántica es lo que hace brillar a Kaguya-sama ya que siempre termina en resultados inesperados e hilarantes que son tratados con una seriedad más ridícula todavía.

Por otro lado, todo esto funciona porque la serie propone personajes que son muy fáciles de querer. Además de nuestra pareja protagonista, tenemos la participación de Chika Fujiwara (la alegre secretaria del consejo), Yu Ishigami (el tesorero otaku) y Ai Hayasaka (la asistente personal de Kaguya que también es estudiante de preparatoria). Todos estos llegan a cumplir un rol cuando es necesario y son tan graciosos como Kaguya y Miyuki. Aun así, creo que la que se lleva el premio es Chika porque es imposible no reír con alguno de sus comentarios o reacciones. Tiene una personalidad magnética y su actriz de voz, Konomi Kohara, hace un trabajo excelente ya que va un paso más allá y logra que cada línea de dialogo o grito te saque una sonrisa. En general, todos tienen un cierto desarrollo y su momento de destacar pero la serie se enfoca más en Kaguya y como su enamoramiento contrarresta con su personalidad usual y de lo que se espera de ella. Esta parte de la historia no es nada del otro mundo pero cumple en hacer que te encariñes un poco más con ella y que no la veas como una especie de “tsundere”.

En cuanto a la animación, esta es bastante limpia y detallada. Como ya dije, es entretenido ver cómo pasan de un estilo thriller a uno romántico y cursi. Además, para remarcar el tema amoroso de la serie, se juega mucho con un estilo setentoso y psicodélico que termina de darle a Kaguya-sama su propia esencia.

En resumen, la primera temporada de Kaguya-sama: Love is War es algo que vale la pena ver y maratonear ya que cuenta con solo 12 capítulos y ninguno se siente pesado porque mete varias situaciones en uno. Si buscas reírte un rato y una nueva pareja favorita, este anime es para vos.

SCORE:

A favor

  • El humor.
  • Los personajes.
  • La animación.

EN CONTRA

  • Nada pero tampoco es una obra maestra de la comedia.
¡ Comparte este artículo !
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Tumblr
Tumblr
Pin on Pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *