Reseña – Dragon Ball Z: Kakarot – Sr Geek

Reseña – Dragon Ball Z: Kakarot

Como todo gran fan de la saga y de los videojuegos, cuando Bandai Namco dio a conocer que estaban desarrollando un juego de Dragon Ball Z que iba a ser RPG y de mundo abierto, no pude contener la emoción y quería jugarlo desde el día uno.

Hoy, con la capa caída, vengo a comentarles en que falla esta entrega y porqué no es el juego definitivo de los guerreros Z.

El juego nos va ir narrando las aventuras de algunos personajes principales de la saga, no solo Goku, como podrían pensar por el nombre del juego, y que abarcan desde la saga Saiyan (o Saiyajin, como más te guste Insecto) hasta la saga Buu, pasando por casi todos los sucesos que marcaron a más de una generación de geeks. Además, se toman la “libertad artística” de crear nuevos encuentros con personajes algo olvidados de la ya antigua “Dragon Ball”.

Hasta ahí, la idea está bien planteada y no me desagradaba, sino al contrario, quería explorar este nuevo universo con mis personajes preferidos de la saga de Toriyama y, porque no, aumentar mi KI. El problema viene a la hora de catalogarlo como un videojuego, que es donde hace aguas por todos lados.

Dragon Ball Z: Kakarot es una recreación de la saga pero que se queda corta como videojuego

¿Por qué esta cantidad de hongos? Simplemente porque recrearon a la perfección la saga, cada momento culminante en la historia de los personajes principales están muy bien logrado, las transiciones de momentos o escenas están calcadas del legendario animé y, nos hacen creer que realmente estamos viendo Dragon Ball Z nuevamente. Incluso, la introducción al juego es la intro del clásico animado.

Además, el apartado sonoro es una hermosa piña de nostalgia. Todas las canciones que fuimos escuchando en nuestras infancias o no tan infancia se encuentran en el repertorio del juego, eso sí, solo en inglés o japones. Es uno de los pocos juegos que lograron que cante sus canciones mientras jugaba.

Y nuevamente ¿Por qué esta cantidad de hongos? Porque el juego falla en el resto.

La parte técnica, parece que se quedó más de diez años en el pasado. Es un estilo RPG en cuanto a sus personajes, mundo y habilidades pero que pasa a tener el estilo Xenoverse en cuanto al combate.

Empecemos por esta última parte. Como dijimos, tiene un estilo Xenoverse pero que no lo es. Es más bien un estilo Budokai Tenkaichi 1, e incluso más limitado. Tenemos un solo combo (X o cuadrado, dependiendo del Joystick) y cuatro poderes que podremos ir variando, pero que nos quedamos con uno solo o a lo sumo dos, ya que es innecesario una estrategia más compleja.

Si a esto, le sumas que tenemos muy pocos personajes jugables, la experiencia se ve limitada y la variedad escasea en todo momento. En todos los juegos de la saga, tenemos un buen numero de guerreros, en esta son menos de diez.

Además, poniéndonos más técnicos, todos los enemigos tienen los mismos patrones, se utiliza la misma estrategia para derrotarlos y, cuando nos atacan con sus ataques finales que, en su mayoría, sucede un cambio de cámara, que al terminar el mismo, se termina “rompiendo “las cámaras. Tanto en PC como en consolas, los personajes quedan en posiciones raras o atrás de piedras o posos inexistentes hasta el momento que entorpecen la pelea.

Sin mencionar, la falta de dificultad en la totalidad del juego. El mismo empieza siendo facil y termina siendo extremadamente sencillo. Una puntuación S, es lo común del juego en todo momento.

Fuera del combate, tenemos el RPG por decirle de alguna forma al “estilo” que le quisieron dar. Es tan difícil empezar en este punto porque tiene demasiadas fallas. Vayamos por la base, es un juego RPG y, en estos juegos, es importante el leveleo, la distribución de equipo e incluso, la adquisición de habilidades.

Punto numero uno, no es necesario subir niveles por nuestra cuenta, el mismo juego te nivela en todo momento y no tenes que hacer algún esfuerzo en este aspecto. Luego está la parte de subir puntos de atributos, que el juego tiene este sistema adosado a la comida. Luego de haberlo hecho por el primer arco (Saga Saiyan), me di cuenta que no influía en nada. Me pasé el resto del juego con puntaje S y sin subir ni un solo punto a nada. Son millones de “atributos” que se ven influenciados por las diversas comida que NO SIRVEN EN ABSOLUTO.

Segundo, las habilidades se van adquiriendo a través de un árbol de las mismas y, las cuales se van cambiando por unos orbes de colores que vamos obteniendo mientras se explora este universo (verde climas tropicales, rojas climas áridos y azules lugares con mucha agua) y que aburre a los pocos minutos de juegos. Es más, las esferas del dragón se desbloquean luego de cierto punto en la historia y nos ahorran buscar estos orbes para avanzar con las nuevas técnicas (es el único deseo útil de esta entrega, existen otros como volver a pelear con algún Boss ¿para qué?).

Además, tenemos un sistema de compañeros que nos darán ciertos beneficios según como los vayamos colocando en unos tableros, llamados comunidades, que está realmente entretenido y pensado, pero que no influye en lo más mínimo.

Otro de los grandes puntos que tiene Dragon Ball Z: Kakarot como negativo, es su repetitividad e insulsez. No solo abarca las misiones secundarias, sino que también algunas de las principales. Fuera de los contados combates principales, según el personaje de turno que estemos usando, alguien cercano (Chi-chi, Bulma, etc.) nos dará la tarea de recolectar algo. Ya sea comida o partes mecánicas (que también tiene Ki, cosa increíble) y esto se hace, una y otra y otra vez.

Imaginate que la vida de los guerreros Z sea un ochenta porciento buscar objetos y un misero veinte, combatir por el bien del universo. Usar tus habilidades como el sentido del Ki o ráfagas de Ki para encontrar una manzana en medio del bosque, algo que nos van a encargar, parece algo muy alejado y sin diversión para los que buscamos momentos épicos como los que vimos hacer a Goku y compañía.

Como resultado, uno quiere ir de cinemática a combates y viceversa, porque explorar o hacer algo en este universo videojuegil es completamente aburrido y un sin sentido. Cuidado, cuando me refiero a cinemáticas, son las verdaderas cinemáticas. Porque el juego está repleto de animación fija o casi estática en la cual lo único que se muevo es el cuadro de texto y algún personaje adopta una expresión nueva, donde nos dan la posibilidad de pasar todo rapidamente.

Como ultimo detalle, el juego no tiene modo vs. Ni local, ni online. Esto hace creer que la vida util del juego va a ser muy fugaz.

Ese sentimiento de amor a la saga está, pero por la experiencia que nos brinda como videojuego, es preferible volver a ver el anime completo.

SCORE:

A favor

  • Perfecta recreación del anime.
  • Buen apartado sonoro.

EN CONTRA

  • Nula dificultad.
  • Misiones vacías y repetitivas.
  • Apartado técnico muy pobre.
¡ Comparte este artículo !
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Tumblr
Tumblr
Pin on Pinterest
Pinterest
Ezequiel
Ezequiel
Sin videojuegos y cerveza, Ezequiel pierde la cabeza. Amante de Star Wars, profesional en Fatality del Mortal Kombat, conocedor del nombre del viento, maestro del Saidin, poseedor de la espada de la verdad y un autoproclamado nephilim. Claramente, un Geek de sangre pura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *