Reseña – Beastars (Temporada 1) – Sr Geek

Reseña – Beastars (Temporada 1)

Una de las cosas que nos diferencian a nosotros, los seres humanos, de los animales es que estos son seres de instinto. Son salvajes y primitivos, con una supuesta falta de razonamiento que nos hacen verlos como criaturas básicas e insensibles. Obviamente esto es incorrecto en varios sentidos pero siempre estuvo la necesidad del hombre de sentirse superior de cualquier manera que le fuera posible. Si nos paramos a pensar un par de segundos, aunque nuestro mundo se rija por diversas reglas y moral, no estamos tan lejos de ser seres de instinto como los animales. A pesar de que se pueden abarcar con otra complejidad, las bases son las mismas y notaremos que varios problemas de nuestra vida se pueden relacionar con los del reino animal. Una manera de abarcar esta relación es con los productos culturales protagonizados por animales antropomórficos, siendo su ejemplo más reciente y exitoso Zootopia (2015), película ganadora del Oscar que nos presenta un mundo donde los animales poseen cualidades humanas y los carnívoros conviven en paz con los herbívoros. Sin embargo, el problema comienza cuando se aproxima un quiebre en esta sociedad, permitiendo así dialogar asuntos como la discriminación en base a prejuicios y el dilema interior sobre el rol que te da la sociedad contra tu propia naturaleza. Sin embargo, en esta reseña no pienso hablar de la película de Disney sino de Beastars, el anime basado en el manga creado por Paru Itagaki en 2016 y que se dispuso a expandir aún más los temas abarcados por Zootopia pero de una manera más adulta y cruda que logra que nos identifiquemos más con sus criaturas antropomórficas y sus dilemas.

La serie nos lleva a un mundo donde, al igual que en Zootopia, los herbívoros y carnívoros tratan de vivir en armonía. Por desgracia, esta sociedad es mucho más difícil de mantener de lo que parece y el rencor entre ambos grupos se hace cada vez más notable por diversos ataques. Luego del asesinato de un estudiante de la Academia Cherryton, el foco se corre hacia Legosi, un lobo gris bastante tímido y sensible a pesar de su apariencia, que empieza a tener sentimientos encontrados por la coneja Haru. De esta manera, con este tenso contexto de por medio, Legosi embarcará una travesía interna en la que deberá poner sus pensamientos en claro.

Parecerá que tengo un gran fanatismo a la película de Disney por nombrarla y compararla con esta serie pero, en realidad, lo que me mueve son las breves similitudes en el mundo y los protagonistas que plantean junto con la corta brecha de tiempo que hay entre ambas obras (el manga de Itagaki empezó a ser publicado en 2016, un año después del lanzamiento de Zootopia). Me resulta más una grata coincidencia que un plagio ya que las diferencias que poseen son mucho más notables, no solo porque Itagaki abarca ciertos temas con más complejidad, sino también porque no está atado a las restricciones de una película que busca ser apta para niños.

La historia de Beastars es una que varía entre comedia romántica y thriller psicológico con porciones de acción y cuestiones filosóficas. Básicamente tiene de todo como para llamar tu atención. El escenario donde se sitúa es tan interesante y lleno de misterios como se puede esperar. Aunque nos muestre una civilización animal semejante a la nuestra, una vez que vemos bajo la superficie, comprenderemos que son otras reglas las que dominan. El mundo en el que viven Legosi y compañía es caótico, otro personaje en desarrollo que es el reflejo de una bestia depredadora con conciencia que busca alimentarse de forma desesperada pero sigilosa. La tensión entre los personajes es constante y, siendo Legosi un protagonista tan ingenuo y centrado en sí mismo, descubre al mismo tiempo que el espectador las turbias verdades que posee la sociedad en la que vive.

En Beastars no hay un personaje perfecto, no hay un protagonista heroico y seguro, todos destacan por sus inseguridades y por sus intentos de encajar en la sociedad (…)

A pesar de esto y los diversos giros por los que pasa la trama, la serie brilla por sus personajes, los cuales son interpretados por una animación en CGI mucho más superior de lo esperado. Generalmente, cuando escuchamos que un anime será adaptado con personajes tridimensionales, nos preocupamos y recordamos la versión de Berserk estrenada en 2016 con sus personajes toscos y expresiones frívolas que parecían sacadas de un videojuego de PS2. Beastars, por otro lado, sorprende con una animación fluida, atenta en detalles y con expresiones que se sienten naturales. Por momentos, la serie utiliza la animación tradicional pero esta no se siente fuera de lugar y es igual de rica en calidad. Además, habría que alabar fuertemente a la producción que llevaron a cabo para el opening. Podrán verlo más abajo en la reseña pero el uso de stop-motion para resumir uno de los temas principales de la serie al compás de la canción “Wild Side”, logra que entendamos rápidamente el rumbo que piensa tomar Beastars al igual que te prohíbe ser capaz de saltearte la canción mientras ves la serie.

Pero bueno, volviendo a los personajes, el desarrollo que se lleva a cabo en ellos es, como mínimo, intrigante. Aquellos que más destacan son, obviamente, Legosi y Haru pero también está Louis, un orgulloso ciervo rojo que se comporta como el superior de todos y que dirige el club de teatro de la academia. A medida que pasa la trama, ahondaremos cada vez más en los sentimientos y miedos de estos personajes, y hasta por momentos presenciaremos alguna transformación. Los problemas que se retratan en este trio son tan profundos como reales ya que van hasta el fondo de la personalidad de cada uno y nos meten en situaciones que tienen sentido tanto para un animal como para un ser humano. Llegaremos a presenciar el inicio de una relación toxica, los conflictos y prejuicios de ser una mujer que se considera promiscua, y la búsqueda constante de la perfección motivada por traumas del pasado. En Beastars no hay un personaje perfecto, no hay un protagonista heroico y seguro, todos destacan por sus inseguridades y por sus intentos de encajar en la sociedad, ya sea negando su propia naturaleza o aceptándose a sí mismos.

En fin, no me queda más que recomendarles encarecidamente que vean Beastars, un anime que, en mi opinión, es de los mejores que salieron en el 2019 y ya tiene una segunda temporada confirmada.

SCORE:

A favor

  • La animación.
  • Los personajes.
  • La historia y el mundo que plantea junto con todas sus dificultades.

EN CONTRA

  • Nada, es de los mejores animes del 2019.
¡ Comparte este artículo !
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Tumblr
Tumblr
Pin on Pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *