RESEÑA – LA CORAZONADA – Sr Geek

RESEÑA – LA CORAZONADA

Título original: La corazonada

Año: 2020

Duración: 116 min.

País: Argentina

Dirección: Alejandro Montiel

Guion: Mili Roque Pitt, Alejandro Montiel, Florencia Etcheves (Novela: Florencia Etcheves)

Música: Nico Cota

Fotografía: Guillermo Nieto

Reparto: Luisana Lopilato, Joaquín Furriel, Rafael Ferro, Maite Lanata, Juan Guilera, Abel Ayala, Sebastián Mogordoy, Delfina Chaves, Marita Ballesteros

Productora: FAM Contenidos. Distribuida por Netflix

Género: Thriller. Drama | Precuela. Policíaco

 

“La Corazonada” es el primer largometraje argentino producido por el gigante de streaming, Netflix. Por esto, la empresa apostó todo su poder a una precuela y eligió ubicar en el poster dos protagonistas de la talla, como lo son Joaquín Furriel y Luisana Lopilato, junto a un gran elenco.

Como dijimos, este film representa los inicios de Pipa” Pelari (Luisana Lopilato), investigadora de la policía que el mundo conoció en “Perdida” (2018). En esta nueva historia, se repite el equipo técnico con Alejandro Montiel como director y la presencia de Florencia Etcheves, creadora de las novelas en que se basan ambas películas, en el guion.

En esta ocasión, conoceremos los primeros pasos de la agente policial en el equipo de investigación y su conexión con Francisco Juanez (Joaquín Furriel), un investigador renombrado, con mucha experiencia y famosos por sus métodos pocos ortodoxos.

“La Corazonada” quiere ser un thriller de suspenso y misterio. Pero al final, termina siendo un capítulo largo, y malo, de CSI.

Quizás, por la influencia de Netflix, y la necesidad de ser un producto exportable en todo el mundo, los personajes perdieron su esencia. Los diálogos son forzados y toda la historia termina difuminándose entre sus múltiples y nada impresionantes giros.

La trama de la historia se dividirá en dos investigaciones. Por un lado, tendremos al equipo de Juanez trabajando en el caso del asesinato de una joven adolescente. Y, por el otro, Pipa fue elegida por el fiscal para que se encargue de descubrir la verdad sobre su jefe, quien está siendo acusado de haber asesinado al joven que, tiempo atrás, acabó con la vida de su esposa en un confuso episodio.

Uno de los principales problemas de esta historia es la poca capacidad para hacernos sentir algún tipo de empatía en sus personajes. Al ser una historia tan de manual y todos sus participantes tan arquetípicos, no generan el más mínimo interés.

El personaje más “interesante”, y poné doble comillas, es el de Furriel. El único que cuenta con un pasado y un misterio que lo rodea. Por esto, toda la historia termina centrándose en él y sus acciones. Aun así, los diálogos y su interpretación terminaron atrapando a Juanez, sin que pudiese lograr traspasar el molde del detective antihéroe típico.  

Tras esto, Pipa, no tiene mucho más para aportar. Al ser sus inicios en la carrera, solo la vemos demostrando sus virtudes para el trabajo y sus buenas intenciones por descubrir la verdad más allá de todo. Pero no logra tener mucho más vuelo literario que acompañar las acciones de su superior.  La interpretación también termina siendo sosa y monotemática.

Todo el resto de los personajes son reciclables y no terminan de aportar absolutamente nada a la trama. A muchos de ellos ni siquiera se les busca dar una especie de trasfondo, algo que pueda enriquecerlos. Todos importan poco.

Ni siquiera el fiscal Roger (Rafael Ferro), quien también ocupa un lugar estereotípico jugando con el papel de corrupto y aspirando a un puesto de poder. No hace más que ser un simple intermediario en toda la historia.

Ahora, con personajes tan planos, ¿La trama logra generar algún tipo de interés?, la verdad es que el guion también demuestra ser bastante perezoso. Más allá de todas las capacidades de sus investigadores, los casos policiales se resuelven con detalles casi absurdos y que subestiman al espectador.

OJO, VIENEN SPOILERS

En el caso del asesinato de la joven, nos enteramos que la occisa era una chica de mucho dinero, a quien nadie verdaderamente apreciaba demasiado ya que tenía un temperamento fuerte y una forma de ser muy odiosa y tóxica para sus más allegados.

Su novio, principal sospechoso, presenta un golpe en el rostro. No parece estar muy compungido por la muerte y solo aparece una vez en pantalla, nunca más lo vemos. Su mejor amiga y compañera de vivienda Minerva (Maite Lanata), realmente dolida y en shock por el hecho, termina confesando la autoría del asesinato, pero no revela mayor información, por lo que los agentes no le creen y siguen investigando.

Luego, todo recaerá en la figura de un vecino, quien sufre alguna enfermedad similar a la esquizofrenia, disculpen si no tengo lenguaje correcto para esto. Sin más, toda la historia apuntará a él, no tenemos más trasfondo del personaje, nada que nos aporte más sobre el supuesto gran asesino.

Intentaré evitar algunos puntos importantes para no arruinarle la historia a quien aún no la haya visto.  Pero, en fin, la trama va y vuelve sobre giros propios y sin sentidos. Al final, la identidad del asesino se revela por una serie de datos algo absurdos y casualidades que no se pueden creer. Nuevamente, se cae en arquetipos ya de antaño en este género y dejan el motivo del homicidio como algo totalmente irracional y sin ningún tipo de peso para el espectador.

Por el otro lado, la historia que involucra al oficial Juanez se resuelve con la presencia de un personaje que no aparece en pantalla hasta el minuto 40 de película. Un truco sucio y barato.

En fin, no quiero extenderme mucho más. Mi principal disgusto con la película es toda la parafernalia en que se gastó esfuerzo y que toda esa energía no esté depositada en el guion. Por un lado, tenemos la mejor comisaría de investigación de todo el mundo, para solo cinco o seis empleados. Los vestuarios son sacados de una película hollywoodense. Los malos hasta deberían ser mexicanos y pertenecer a una banda de gánsteres. La banda sonora de trap, puesta a la orden de lo que se escucha ahora.

Sobre el final, por si no se entendieron todos los giros y vuelta de la trama, la película se encarga de aclarar todo a través de flashbacks y resaltando algunos diálogos que buscan darle cierta lógica a todo este embrollo. 

Finalmente: la película es mala de principio a fin.

De un geek a otro.

SCORE:

A favor

  • Rafael Ferro le puso onda.
  • Buen ejercicio sobre lo que "No hay que hacer " en un guion.

EN CONTRA

  • El guion, la dirección, las actuaciones, la música, los vestuarios y la dirección de arte.
  • Los diálogos.
¡ Comparte este artículo !
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Tumblr
Tumblr
Pin on Pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *