RESEÑA – HAUNTING OF BLY MANOR – Sr Geek

RESEÑA – HAUNTING OF BLY MANOR

Luego de la exitosa y refrescante Haunting of Hill House, la cual le dio oxígeno a un cliché del terror como lo son las casa embrujadas, Netflix le dio luz verde a Mike Flanagan, director y escritor de la serie, para una segunda parte de esta suerte de antología de mansiones del horror. ¿Logrará el director cautivarnos con Bly Manor de la misma forma que su predecesora?

La serie trata sobre Dani Clayton es una joven maestra estadounidense que intenta reconstruir si vida en Reino Unido. Allí encuentra trabajo como institutriz de unos niños en una tenebrosa mansión en Bly.

Sin muchas más vueltas debo decir que Bly Manor cumple en parte con su cometido, pero al final deja un sabor agridulce cuando se la compara con Hill House. Es sumamente odioso comparar producciones que en esencia funcionan como cosas separadas, pero al compartir el corazón con la anterior (las mansiones embrujadas) y el hecho de que se desprende casi directamente de esta, resulta muy difícil no hacerlo. Dicho esto comencemos con la reseña propiamente dicha.

Dentro de los logros de esta serie, primero tengo que destacar el trabajo de visuales y ambientación. Esta mansión logra ser un lugar bastante inquietante donde encontramos varios lugares con gran poder de opresión sobre el espectador, como los jardines nocturnos.

Por otro lado, el director nos da una galería de personajes bien desarrollados con matices que los enriquecen. Tanto los protagonistas, como los antagonistas son trabajados de tal forma que aunque no conectes del todo con ellos, al menos comprendés cual es la motivación detrás de sus actos. Ves los grises entre los blancos y los negros. Aunque también debo aclarar que hay varios arcos que no se cierran bien, lo que resulta en algunos personajes muy interesantes prácticamente sin injerencia en la historia.

A este aspecto hay que sumarle el gran trabajo con los actores que, en mayor o en menor medida, se ponen al hombro gran parte de la serie, sobre todo los niños, Amelie Bea Smith como y Benjamin Evan Ainsworth como Miles, y Victoria Pedretti.

Al igual que en Hill House, Flanagan intenta contarnos una historia con el terror como vehículo. El miedo al servicio de la trama y no al revés. En este sentido creo que puede llevar a cabo su objetivo, dándonos  una historia de amor, aunque con el horror prácticamente. Vuelvo a repetir que las comparaciones son odiosas, pero puesta al lado de su predecesora, Bly Manor casi no tiene momentos de tensión y horror, y los que están se sienten diluidos, más suaves. Más que una serie de terror, es un romance gótico, con poco terror aunque, eso sí, bien llevado.

Esto me conduce al punto más flojo de esta temporada: el guion. La serie en grandes rasgos trabaja sobre tres arcos, de los cuales dos están para darle sustento al principal y construir lo tenebroso y macabro del lugar y la historia. El problema de estas subtramas radica en que una no aporta prácticamente nada, y la otra se resuelve con deux ex machina, por lo que también empaña la resolución de la serie con este fenómeno. Todo lo que tendría que darnos miedo de Bly pierde potencia y aquellos espectadores más curtidos en el terror quizás la no disfruten tanto. Además de que la serie no avanza realmente, hasta bien entrada en capítulos.

En conclusión, Haunting of Bly Manor es una buena serie que sufre en la comparación con su predecesora y que a pesar de sus problemas, es un relato romántico gótico disfrutable y mucho más accesible que Hill House para aquellos que no estás acostumbrados a ver producciones de terror.

SCORE:

A favor

EN CONTRA

¡ Comparte este artículo !
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Tumblr
Tumblr
Pin on Pinterest
Pinterest
Maxi
Maxi
Reseño muy duro, como un esclavo, ya se me olvidó, bueno pagueme dinero. Parido en Gotham, educado en Howarts, alumno del doc Brown e Indiana. Fin del comunicado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *