RESEÑA – GREAT PRETENDER – Sr Geek

RESEÑA – GREAT PRETENDER

¿Cuántas veces uno puede decir que va a seguir un anime, no solo por como se ve, sino también por el equipo que hay detrás? A medida que te vas adentrando en este mundo, te vas volviendo más perceptivo frente a la variedad de estilos que hay en cada serie o película y buscas saber más sobre las personas involucradas. Generalmente se comienza por un director que es lo más llamativo, pero luego vas por los animadores, el diseñador de personajes, el director de arte, los compositores y así hasta encontrar una increíble red que te ofrece mucho más de lo que esperabas. Cada equipo es un mundo y cuando ves que todos tienen un portfolio más que intrigante, sabes que el anime en el que van a trabajar será una genialidad. Eso es básicamente lo que pasó con Great Pretender (2020).

Makoto Edamura es un estafador de poca monta que se cree el mejor de todo Japón. Sin embargo, cuando intenta estafar a un francés llamado Laurent, se da cuenta que el estafado es él y termina convirtiéndose en su socio para engañar a millonarios turbios. El equipo también está conformado por Abigail (una mujer que aporta el musculo y las partes de riesgo), Cynthia (la femme fatale), Kim Si Won (una veterana coreana) y Kudo (socio de Makoto).

Dirigida por Hiro Kaburagi (91 Days, Hoozuki no Reitetsu, Tonari no Kaibutsu-kun) y producida por Wit Studio, seguramente tenemos acá el mejor anime de la temporada de verano o, mejor dicho, del año. Great Pretender tal vez no llame mucho la atención por su sinopsis, pero destaca en su ejecución. Cuenta con un total de 23 capítulos que están divididos en cuatro casos, siendo el último el más largo por estar compuesto de nueve capítulos. Antes de ceder al típico formato episódico de hechos aislados que de a poco generan un sentido (el cual no siempre es efectivo porque suele sacrificar calidad por cantidad), Kaburagi optó por tomarse su tiempo en desarrollar cada plan y personaje. Cada caso es conciso y detallado, dando lugar a que el espectador sea tanto parte del plan como el engañado. Realmente nunca sabes que esperar de Laurent y su equipo, aunque parezca que tengas todas las cartas sobre la mesa, lo cual vuelve a cada conclusión gratificante e impactante.

Por otro lado, están los personajes. Si sus diseños te generan cierta nostalgia o agrado, es porque fueron llevados a cabo por Yoshiyuki Sadamoto. Sí, el inconfundible artista que creó a los personajes de Neon Genesis Evangelion (1995), FLCL (2000), Fushigi no Umi no Nadia (1990) y muchos más. Cada personaje tiene un estilo único dentro de la serie y transmiten tanto carisma como rasgos de su personalidad a simple vista. Sin embargo, lo excepcional no se ve solo en su diseño, sino también en sus historias, las cuales son desarrolladas con paciencia en cada caso. Dichos relatos de origen te ayudan a empatizar rápidamente con este grupo de marginados que visualizan sus traumas en sus víctimas. Serán criminales, pero son criminales con un código que los diferencia de los demás. Además, la sensación de camaradería y de familia están siempre presentes y te motivan a seguir viendo cómo se desarrolla su relación.

En cuanto a la animación, es espectacular. Con Kyouji Asano (Dead Leaves, Ghost in the Shell: Stand Alone Complex, Psycho-Pass, Shingeki no Kyojin) y Hirotaka Katou (Hoozuki no Reitetsu, Eyeshield 21) como directores de animación, tenemos un producto cuyo cada “frame” es digno de enmarcar. Los movimientos son fluidos, las expresiones de los personajes son variadas y llenas de sentimiento (lo cual es súper importante teniendo en cuenta el estilo de historia que se está contando), y las escenas de acción son sorprendentemente entretenidas. Sin embargo, el impacto de esta animación se ve duplicado por el trabajo de Yuusuke Takeda (Higashi no Eden, Kimi no Todoke, Sword Art online, Vinland Saga) y Yuuko Kobari (Redline, Space Dandy, Texhnolyze), el director de arte y la encargada del diseño de colores. El trabajo llevado a cabo en los fondos y escenarios es sublime y logra que cualquiera se quede embobado por esa catarata de colores que, aunque dispares, fluyen con armonía y cambian tu percepción de cualquier otro escenario que hayas visto. Una playa, una plaza, un callejón oscuro, todo se ve hermoso y termina de darle a Great Pretender esta sensación de clásico instantáneo.

La música también es un apartado destacable. Yutaka Yamada (Tokyo Ghoul, Vinland Saga) compuso una banda sonora al estilo jazz que pega perfecto con el estilo del anime y tira vibras de Cowboy Bebop (1998). Aun así, hay que apreciar la decisión de usar la canción “Great Pretender” de Freddie Mercury como ending. No solo fue una buena forma de aprovechar el título, sino que también genera una muy bella sensación tras terminar cada capítulo y le agrega una capa más melancólica que coincide con el pasado que arrastra cada personaje.

Si tuviera que marcar algo que no me gustó de Great Pretender, fueron algunos hechos de los últimos capítulos. Estos rompen un poco con los valores que venían construyendo desde el principio y tiran una escena post créditos innecesaria que podría significar una amenaza futura para la historia y para la serie en sí.

De todas maneras, ese punto negativo no afecta totalmente a Great Pretender porque es así de buena. Básicamente, es un anime que deberías ver como fanático o como alguien que quiere empezar en el medio ya que trata con una trama fácil de digerir que no está muy arraigada a la estricta cultura japonesa o a su estilo. La pueden encontrar en Netflix y les aseguro que no se van a arrepentir. Además, estoy seguro que, si se ponen a investigar al equipo que tiene, encontrarán obras igual de buenas o más.

SCORE:

A favor

EN CONTRA

¡ Comparte este artículo !
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Whatsapp
Whatsapp
Share on Tumblr
Tumblr
Pin on Pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *