RESEÑA – GIVE ME LIBERTY – Sr Geek

RESEÑA – GIVE ME LIBERTY

Pasadas las elecciones presidenciales en Estados Unidos entre Donald Trump y Joe Biden, todas aquellas horas de televisión, radio, miles titulares sobre el tema en diarios y portales webs estadounidenses y del mundo, trajeron a mi mente una de las mejores historias distópicas dentro de los comics: Give Me Liberty, de Frank Miller (Daredevil Born Again, Elektra, Ronin, Batman Dark Knight Returns, 300, etc.) y Dave Gibbons (Watchmen,  la saga Martha Washington, la serie DC’s Just Imagine, entre otros). En lo personal, y más allá de las claras distancias entre la obra y nuestro presente, creo que la obra de Miller nos dió a principios de los años noventa, un pantallazo de lo que iba a venir

Give Me Liberty es la historia de Martha Washington, una joven afroamericana nacida en 1995 en un barrio parte de plan habitacional para las minorías, que en la práctica funciona como un guetto con validación gubernamental, una suerte prisión preventiva. Luego de transitar un tiempo en una institución mental gracias a un trauma, Martha se une al PAX, una nueva fuerza militar estadounidense donde iniciará una carrera en ella. En dicha fuerza ella descubre una conspiración  que busca la destruir la poca democracia que aún queda en esos Estados Unidos.

Lo mejor de este comic radica en como un concepto muy simple y bastante visto, como podría ser una distopía futurista con un país dividido, que oprime legalmente a las minorías gracias al gobierno de un líder carismático y autoritario, es trabajado por un maestro como Frank Miller. Él toma varios íconos y conceptos de la idiosincrasia y la cultura estadounidense, y los deforma para llevarlos hasta sus últimas consecuencias lógicas y darnos un universo rico, donde los detalles son todo y, si los conoces en profundidad, la experiencia se intensifica. Por ejemplo, la protagonista lleva el nombre la esposa del primer presidente del país y esta logra, mediante esfuerzo y algo de suerte también, conseguir progresar.

Pero como dije antes, no los deja tal cual, sino que esta es una mujer de una minoría que tuvo una vida en situación de violencia extrema y miseria, muy diferente a la mujer blanca de clase acomodada a la que originalmente le perteneció. Este ascenso social no se dió únicamente por fuerza e impulso propio, sino gracias al PAX, una especie de escuadrón militar, por fuera del ejército estadounidense, que al estilo de la Legión Extranjera, toma gente que no podría tomar otra rama militar, como los criminales, y los usa como fuerza pacificadora, bajo el símbolo hippie de la paz. Miller explora el concepto de la “la agresión e intervención para garantizar la paz”, como una deformación misma del movimiento pacifista.

Además el guionista, de notable interés en la política, nos muestra su visión sobre cómo esta deriva eventualmente en una ciega delegación de poder y culto a la personalidad. Los líderes de sus Estados Unidos son personas terriblemente carismáticas que actúan solo y para el poder, y que son capaces de destruir los valores que dicen profesar en defensa de los mismos. Por ejemplo, se toman medidas que atentan contra la libertad en nombre de la misma.

Por otro lado, como dije antes, Miller y Gibbons utilizan una serie de iconografías semióticas (como la estatua de la libertad tapada por el agua en clara alusión a la falta de libertad) desprendida de esta nueva realidad para exhibirnos su mundo lleno de represión de minorías, guerra, contaminación, conflictos internos, pobreza, la irresponsabilidad en el voto, escándalos sexuales en la Iglesia, etc.

En cuanto al arte de Gibbons, creo que es de los mejores trabajos del dibujante, gracias a la creatividad y flexibilidad que evidentemente tuvo en esta oportunidad, a diferencia de la sacrosanta Watchmen, donde la carga de información en el guion era mucho mayor. Además, el artista aporta desde la narrativa la fluidez de lectura que este comic exige por momentos, el cual para ser un americano, tiene algo más de texto de lo usual. Además la atención al detalle a las grandes urbes, máquinas y alta tecnología, sin desprenderse de esta estética del presente (1990) da como resultado un futuro distópico que, si bien se siente lejano, se lo ve como algo factible, algo que podría haber sido materializado.

En conclusión, Give Me Liberty es un gran comic que, como toda obra buena de ciencia ficción busca darnos una predicción, una reflexión del mundo venidero, partiendo del actual. Esta genial obra nos permite realizar paralelismos con la actualidad y el pasado por lo cercano a la realidad de sus conceptos, y que a de sus personajes se los puede encuadrar con Trump, con Biden, como también con Nixon, Carter, Bush o quien sea. No pueden no leerlo.  

SCORE:

A favor

EN CONTRA

¡ Comparte este artículo !
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Tumblr
Tumblr
Pin on Pinterest
Pinterest
Maxi
Maxi
Reseño muy duro, como un esclavo, ya se me olvidó, bueno pagueme dinero. Parido en Gotham, educado en Howarts, alumno del doc Brown e Indiana. Fin del comunicado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *