RESEÑA – GHOST OF TSUSHIMA – Sr Geek

RESEÑA – GHOST OF TSUSHIMA

Ghost of Tsushima del ya conocido estudio Sucker Punch, creadores de la saga Infamous, es el último tanque exclusivo de esta generación de Playstation. Este título nos coloca de lleno en Japón, para ser más precisos, en la isla de Tsushima, para vivir en la época de los samuráis de la mano de Jin Sakai.

Esté título de la PS4 nos sumerge de lleno en la vida del samurái, una premisa que ya llama la atención a más de uno. Y mucho más si uno es fanático del cine de Kurosawa.

Empecemos por la historia que, si bien es uno de los puntos más flojos, dista mucho de ser malo. La misma es llevadera, cargada de situaciones inquietantes, con muchos enfrentamientos contradictorios para el personaje, tanto físicos en combates contra los mongoles como emocionales contra sí mismo.

El problema, si se quiere llamar así, es la predictibilidad de la misma. Siempre que Jin se enfrente a una situación donde tenga opciones a seguir, optará por la obvia. El juego está encasillado o “empasillado” y el personaje lo recorre de la manera más clásica o esperada.

Muy resumidamente, la misma trata sobre la isla de Tsushima, y sus residentes japoneses, quienes tienen que enfrentar a uno de sus mayores rivales de esa época, los mongoles. A manos de Khotun Khan, el sobrino del famoso Gengis. Claramente, los japoneses y sus ya conocidas estrategias samuráis, se ven doblegados o casi descuartizados a manos de los mongoles, que no solo estudiaron estas ancestrales estrategias, sino que los ven aventajados en números.

Será el momento de dejar la katana y la luz, para sumergirse en las sombras y acechar como un fantasma a nuestros enemigos.

Ahora, vayamos a lo mejor que tiene este juego, su mundo. Técnicamente hablando, el juego es de tipo mundo abierto donde podremos explorarlo como nos plazca. Y, para todos los amantes de este tipo de juegos, Ghost of Tsushima cumple con creses. No solo tenemos muchas misiones secundarias para ir haciendo a lo largo de la historia principal, de las cuales algunas son individuales y otras tienen su propio hilo argumental, sino que también tenemos sucesos o hechos separados con los cuales nos vamos a ir chocando. Como por ejemplo, caravanas o grupos de exploración a los cuales deberemos atacar para recuperar un poco de paz, o montes que escalar para ganar talismanes, o cubiles de zorro para ganar espacios para dichos talismanes o, ya se entiende no, un sin fin de cosas por hacer.

Tenemos las misiones de los personajes secundarios que acompañan a Jin por todo su recorrido, en las cuales conoceremos un poco más de su vida y como les afectó la invasión mongol. Cabe aclarar que alguna de estas misiones tiene una historia mucho más atrapante e interesante que la principal del juego.

Además, tenemos misiones puntales, en las cuales ayudaremos a todos los habitantes de la isla. Y, tenemos las misiones de leyendas, en las cuales nos contarán relatos que rozan lo fantástico, donde podremos encontrar armas, armaduras y técnicas específicas, que nos ayudaran mucho en el gameplay.

También tenemos los típicos asedios, recuperación de establecimientos y muchos minijuegos, que van desde romper bambú para ganar ciertas cosas que después hablaremos, o apreciar el paisaje para ganar mejoras estéticas para nuestro personaje.

Luego, otro gran factor de este mundo, es el sublime acabado artístico. Toda la isla nos recuerda a aquellas emblemáticas películas del cine japonés (Incluso, tenemos el modo “Kurosawa”, que es todo blanco, negro y rojo) pero con un acabado más moderno. Los paisajes están hechos al detalle, tenemos varias locaciones a lo largo de la isla que van variando el entorno y parecen mundos nuevos.

Además, las guía que tenemos a lo largo del juego es el viento (que tiene su connotación japonesa), logrando que la inmersión con el paisaje sea mayor, al no tener tanto sobre la pantalla del jugador.

Hay mucho más si se quisiera profundizar en este aspecto, pero se los dejamos a ustedes, para que lo exploren de primera mano, y vean porque es tan hermoso el mundo que hicieron.

Vale aclarar, que la banda sonora también es sublime. Acompaña a las emociones del jugador, a transmitir la paz o la destrucción que nos rodea. Y, los efectos de sonido de las katanas rosa con lo real y visceral, llegando incluso a transmitirnos la mortalidad de los filos.

El otro detalle que tenemos es la animación de los personajes. Todos están bien hecho, pero tampoco es que resalten mucho, hay varios títulos en los cuales el CGI le dio más realismo a las caras. En cuanto al idioma de los personajes, te da varias elecciones pero la que llama la atención (o en particular a mi, el escritor de esta reseña) es el japonés. Ya que no pienso, ni puedo pensar, en samuráis que no hablen en el idioma de los nipones.

El audio por si solo es perfecto, muy buenas actuaciones de voces. Pero el tema es el sincronismo con los labios, se nota que fue pensado para el ingles y, en algunos casos, es muy notorio.

Bueno, es un juego al final de todo, así que hablemos de un punto clave, la jugabilidad. El gameplay está básicamente divido en dos partes a la hora del combate y el resto es de exploración.

En cuanto a lo último, es el clásico conocido por todos los jugadores de mundo abiertos. Ir corriendo, hacer un poco de parkour para escalar alguna locación y usar mucho el caballo, en cuanto a esto último, tengo que hacer el comentario que me sigue molestando al día de hoy. En el juego si te tiras de una montaña lo bastante alta estás muerto, y eso está perfecto. Pero, si te tiras de una montaña el triple de alto pero con el caballo, el animal solo hace un ruidito, vos te caes del mismo y listo, salís caminando. Vamos, al día de hoy esa física si se puede respetar, como en el caso del RDR2.

Ahora sí, pasemos al combate, que como mencionamos hace algunas oraciones, el juego consta de dos modos muy opuestos. El modo del samurái y el modo ghost o Fantasma.

El primero, es el combate honorífico, en el cual nos anunciamos frente a nuestros enemigos, esperamos a que nos vengan a enfrentar y los vamos derribando a la luz del sol. Nuestro samurái tiene 4 poses (las mismas se van desbloqueando a medida que avanzamos en las horas del juego) con las cuales nos enfrentaremos a diversos estilos de adversarios. Cada una de estas poses está específicamente diseñada para un enemigo en particular, entonces nos toca a nosotros ir cambiando la pose de Jin para enfrentar a los distintos enemigos.

Además, podemos utilizar arcos, dos tipos en todo el juego (arco largo y arco medio o corto) con sus ventajas. Unos elementos que si bien son propios del Fantama, los podremos utilizar, como los kunais y las bombas de humo. Además de las poses, tenemos un ataque rápido que hace daño, siempre y cuando el enemigo no se defienda o esté desequilibrado, un ataque fuerte para desequilibrar en caso de que nuestro enemigo esté a la defensiva, un esquive y un bloqueo. 

Para cerrar con este modo, tenemos una rama de talentos que nos van a ir ayudando en ciertas condiciones. Que, si te gusta lo secundario, desbloquearemos 4 técnicas distintas que pueden llegar a ser la única alternativa para sobrevivir (tres en el transcurso de la historia principal del juego y uno en el after).

En cuestiones más generales, y que se respetan para ambos modos, tenemos la barra de salud que la podremos ir aumentando y unos círculos de determinación, que son con los cuales utilizaremos estas técnicas o nos curaremos, los cuales se van llenando por hacerle daño a nuestros enemigos o bloqueos perfectos entre otras cosas.

También contamos con que se pueden conseguir diversas armaduras (y mejorar cada una de ellas según el modo de juego que nos interese jugar), el daisho, conjunto de katana y katana corta (Wakizashi) se puede mejorar para hacer más daño. El cual va a ser vital en la parte de los duelos uno contra uno, ya que estos son bastante más difíciles y prolongados que los normales contra los mongoles “de a pie”.

Finalmente tenemos los objetos estéticos, que solo nos brindarán cambios visuales, como las fundas de las espadas o los tintes para las diversas armaduras.

Por el otro lado, tenemos el modo ghost o la parte de sigilo del juego. Este es bastante básico, tenemos un modo sigilo extremo, u odio de nija, para escuchar a nuestros enemigos y ver donde están. Poseemos todo un arsenal de armas: kunais, bombas de humo, veneno y demás. El juego es muy sencillo si se juega de esta forma y pierde gracia ya que se pueden arrasar hordas de mongoles con esto, sin ningún esfuerzo, haciendo que a la larga pierda la diversión de estos combates tan históricos.

Lo que me lleva al siguiente punto, la dificultad. El juego tiene las clásicas elecciones: fácil, normal, difícil y “realista”. Donde este último es algo demencial, ya que si bien con un katanaso podemos eliminar a nuestros enemigos, ellos nos podrán matar de un solo golpe también.

El juego en dificultad “difícil” es lo más recomendable, ya que en normal no vamos a tener ningún reto y puede restarle a la experiencia del juego.  Eso sí, cuidado con los duelos que antes mencionamos. Estos sí tienen un vuelta de tuerca y nos harán transpirar bastante, hasta que encontremos los patrones para derrotar a enemigos un poco más desarrollado que los mongoles ordinarios.

Por último, luego de terminar la historia principal, que tiene dos finales distintos, nos dejaran libres en la isla para el endgame. Así podremos volver a retomar alguna cosa que nos haya quedado en el tintero por querer ver como termina lo principal del juego y, tranquilos que no se olvidaron nada, gran parte de las misiones finales de las secundarias más largas están en este tramo del juego, no es que te falto algo.

Y, si con todo esto te quedaste con más ganas de explorar el mundo y dar katanasos en limpio. Ya fue confirmado el multijugador que, aunque no se sabe mucho, parecería tener la misma sintonía que el For Honor de Ubisoft.

En resumen, Ghost of Tsushima es un excelente juego que representa de una manera esplendida cada detalle de la vida del samurái, que pone en pantalla la belleza y magnificencia de Japón. Y, es un juego más que recomendados para todos los amantes de los juegos de mundo abiertos.

SCORE:

A favor

EN CONTRA

¡ Comparte este artículo !
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Tumblr
Tumblr
Pin on Pinterest
Pinterest
Ezequiel
Ezequiel
Sin videojuegos y cerveza, Ezequiel pierde la cabeza. Amante de Star Wars, profesional en Fatality del Mortal Kombat, conocedor del nombre del viento, maestro del Saidin, poseedor de la espada de la verdad y un autoproclamado nephilim. Claramente, un Geek de sangre pura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *