RESEÑA – CARRION – Sr Geek

RESEÑA – CARRION

Ya es de público conocimiento que los videojuegos, con cada año que pasa, se esfuerzan cada vez más en crear una realidad inmersiva en la que los jugadores puedan vivir diversos tipos de experiencias. El terror es uno de los juegos más reconocidos en ese sentido porque nos permite ser los protagonistas de nuestras peores pesadillas… si es que sale bien. Sin embargo, cada vez hay más casos en los que los desarrolladores comenzaron a preguntarse: “¿Y si además de darles la oportunidad de ser la típica víctima, también les dejamos ser el monstruo?”. Grandes ejemplos son Dead by Deadlight o Friday The 13th: The Game, juegos en línea que convierten a un jugador en el monstruo que prefiera y al resto en inconsolables victimas que solo se pueden permitir escapar. En estos casos, estamos hablando más de personajes sobrenaturales o del sub género “slasher”, pero ¿Qué dirías si ahora pudieras controlar a la criatura de The Thing (1982) y sembrar el verdadero terror? Bueno, te presento Carrion (2020), un juego desarrollado por Phobia Game Studio, distribuido por Devolver Digital y disponible en PC, Nintendo Switch y Xbox One.

La trama es básica. Sos esta extraña criatura encerrada que logra escaparse de una instalación militar. Tu origen es desconocido. Puede que seas un experimento genético, un alienígena o un ser que vino del mismísimo infierno. Todo eso da lo mismo porque lo importante es que ahora sos libre y podés alimentarte de cualquier humano que se cruce por tu camino.

Carrion es una obra que viene generando expectativa desde hace ya unos años y la ha sabido cumplir con creces. Dejando ya en claro que la premisa de ser el monstruo de la película es muy tentadora, la jugabilidad que ofrece es increíble. Los controles dan una sensación de movimiento que se siente ágil e intuitiva, permitiéndonos ir de una punta a la otra del recinto sin complicación alguna mientras encontramos diversas entradas y pasadizos. Ver esa facilidad de movimiento no solo es capaz de generar horror en los NPC sino también en el jugador mismo. Ser capaz de controlar a esta criatura se siente grotesco, pero tan placentero a la vez, como si todo encajara a la perfección.

De todas formas, el verdadero terror surge cuando evolucionamos. A medida que avanzamos, encontraremos otras partes de nuestro cuerpo que nos favorecerán con nuevas habilidades que varían según el tamaño que poseamos. El sigilo es algo que se podrá perfeccionar cuando tengamos un tamaño reducido, pero al crecer nuestra capacidad de destrucción será multiplicada. Aunque nuestro tamaño se reduzca según el daño que recibamos, también seremos capaces de hacerlo a nuestro antojo cuando depositemos nuestra bio-masa en ciertas locaciones. Generalmente se justifica este cambio de tamaño para la resolución de puzles o para crear situaciones de cierta dificultad, lo cual logra que el juego se vuelva un poco más desafiante y divertido.

Quiero volver un rato a la premisa de Carrion. Muy pocos juegos han logrado que me sienta como la verdadera personificación del terror. La forma en la que te moves ya de por sí se siente malévola, pero la cantidad de situaciones en las que el juego te deja explotar tu imaginación es la más cruel. Los escalofríos y gritos de los NPC están siempre ahí y son desgarradores. Cuando te deslizas sigilosamente por las paredes, decidís masacrar a todos con una sola arremetida o controlas mentalmente a alguien para que haga el trabajo sucio, el horror se siente y lo disfrutás. Sos el malo de la película, el monstruo del que siempre temiste, pero ahora tenes el absoluto control de esa pesadilla. Sin embargo, poder domar un poder así también te da a entender que el juego carece de dificultad. Son muy pocos los momentos en los que te sentís verdaderamente desafiado, más allá de que se te presentan distintos obstáculos y enemigos. Entiendo la intención ya que me parece bastante realista que un ser de tal magnitud pueda arreglárselas fácilmente contra un grupo de humanos, pero nunca sobra un ligero pico de dificultad para dejarte enganchado un rato más.

Por último, la duración me pareció correcta. Mantiene un buen balance entre los momentos que vas aprendiendo y cuando ya está básicamente dominado. El juego te mantiene hasta el final con mecánicas y habilidades nuevas, y no deja que ningún escenario se sienta monótono o repetitivo. Realmente finaliza cuando sentís que ya viste e hiciste todo en un mapa que no necesariamente tenes que estudiar para disfrutarlo, logrando que redondeemos entre las 10 horas de juego. Tal vez un poco más si queres conseguir los coleccionables.

En resumen, Carrion es un excelente juego de terror que logra meternos de lleno en la experiencia de ser el monstruo de The Thing. Aunque parezca que todo está servido en bandeja, se las arregla para mantenerse entretenido y dinámico.

SCORE:

A favor

EN CONTRA

¡ Comparte este artículo !
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Tumblr
Tumblr
Pin on Pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *