RESEÑA – A TRAIL OF BLOOD – Sr Geek

RESEÑA – A TRAIL OF BLOOD

Hacía mucho tiempo que no me topaba con un buen manga de terror. No es para desmerecer al que hoy se podría decir es el Stephen King  japonés, Junji Ito (tanto por lo bueno como por lo malo) pero su obra en la mayoría de los casos en vez de generar suspenso o terror me genera admiración por su arte y por sus buenas ideas. Estaba convencido que el formato manga o historieta era un rival digno para el género de terror ya que jamás escuché que alguien soltara una historieta del espanto al punto de no poder leerla más, cosa que los videojuegos, el cine, las series e incluso las novelas han logrado. Pensé que la historieta de terror estaría ligada para siempre al mero diseño visual de cosas espantosas que jamás nos quitarían el sueño pues sabemos que no podrían dejar las páginas en las que moran… Hasta que encontré al autor Shuzo Oshimi.

La obra de Oshimi no es muy conocida por el momento. Japón al ser la industria más grande de historietas del planeta deja millones de títulos y autores a la sombra de las series shonen más populares y los autores de

manga más vendidos. Es un mercado muy competitivo y difícil. Oshimi se encontraría en esta gran sombra por ahora y sin embargo su obra “A Trail of Blood” es el manga y la historieta más inquietante que leí en mi vida.

La historia nos cuenta la relación de Seiichi, un estudiante de escuela primaria, y su Madre Seiko. Seiko es una madre sobreprotectora, amable y muy alegre o al menos eso es lo que parece ser. Un día mientras Seiichi y toda su familia disfrutan de un paseo por las montañas, Shigeru, el primo de Seiichi, le hace una broma haciendo de cuenta que lo empuja por un barranco. Seiko parece ser la que más se asusta de esta pequeña broma. Al principio nadie parece prestarle mucha atención. Pero más tarde, mientras toda la familia está apartada, Seiichi presencia como su madre, sobreprotectora y amorosa, empuja a Shigeru a un precipicio. Esto es solo el inicio a una seguidilla de acciones que irán destruyendo lentamente la psicología de Seiichi mientras ve como su madre no es como aparentó toda su vida.

En este manga no vas a encontrar monstruos, tampoco vas a encontrar a personas que se convierten lentamente en un espiral. En este manga vas a enfrentarte al miedo más grande de todos: el miedo de descubrir que nada es como parece. Metiéndonos  en la piel de un niño de 13 años vamos a poder experimentar lo que es vivir una mentira y sentir como nuestra mente hace todo lo posible por negarlo. Mientras leía este manga jamás me quedaba clara la diferencia entre realidad o una posible alucinación del protagonista pero alucinación o no el suspenso no disminuye, todo lo contrario.

Oshimi sabe usar la narrativa de suspenso como poca gente sabe. Cada capitulo de la serie es rápido de leer y contiene poca acción con lo cual terminar de leer un episodio y tener que esperar a que salga el otro es una tensión en la espalda que crece en el lector.

Como ya dije antes, no es una historia de monstruos, sin embargo Oshimi logra mostrar el lado más grotesco y monstruoso del ser humano. Su arte pasa de lo anatómicamente correcto a lo realista y de ahí a lo expresionista para narrar a la perfección el trauma que sufre el joven protagonista.

La historia aún no terminó de ser publicada pero por lo que pude leer hasta ahora diría que es una de las historias más atrapantes que leí. Ya mencioné que a nivel narrativo y expresivo es un 10 pero además la idea principal de la historia que desafía nuestro concepto de normalidad.

Así que en resumen: si lo que buscas es un manga que realmente te ponga los pelos de punta, una historia atrapante, suspenso en cada página y algo que no vas a poder soltar hasta terinarlo. Lo que buscas se llama “A Trail of Blood” de Shuzo Oshimi.

SCORE:

A favor

EN CONTRA

¡ Comparte este artículo !
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Tumblr
Tumblr
Pin on Pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *